Dando un paseo por la web me he topado con un artículo muy agradable que nos invita a conocer bien Málaga y nos indican las diez mejores oportunidades par conocerla. Si cuando yo conocí en su día Málaga me hubiera aconsejado esto, habría disfrutado muchísimo mas en mi primer recorrido por esta gran ciudad.

Málaga es fundamentalmente conocida como costa, playa y sol pero además tiene montañas, arte, arquitectura, helados centenarios, brasas en la playa y sus maravillosos respetos, pero sobre todo, alegría.  Málaga es una ciudad que condensa todo lo bueno del mediterráneo andaluz.

Los diez puntos que se aconsejan son:

  1. Callejea y  descubre todos sus rincones.
    Además de descubrir los mejores bares de tapas del centro, entre  tapa y tapa, encontrarás muchos monumentos históricos repartidos por la ciudad como la Alcazaba o el Teatro Romano, dos de las cosas que ver en Málaga.

Quizá una de las cosas que más personalidad confieren a una ciudad sean los portales y la capital andaluza no es ninguna excepción. Aprovecha el paseíto para echarles un ojo a las encantadoras entradas de los edificios y los tesoros que esconden en su interior.

  1. La ciudad  respira arte por los cuatro costados. Cuna del famoso pintor Pablo Picasso, ésta alberga una de las colecciones más importantes del artista. El Museo Picasso recorre todas las épocas y estilos del artista. Todos los domingos y durante las dos últimas horas antes de cerrar, la entrada es gratuita.

El Centro de Arte Contemporáneo es gratuito todas las horas y días del año  . El edificio  es el antiguo mercado de mayoristas y no tiene desperdicio. Es uno de los museos mejores valorados de España y otro de los lugares imprescindibles que ver en Málaga.


3. Visita  el Pimpi, la “Catedral de la Copla”, conocido por  el bar Pimpi. Es un reducido espacio este que hace feliz a aquel que lo pisa. Es tal la pasión que despierta, que la gente hace cola en la calle para entrar ya sea  por sus generosas raciones o por la historia que desprenden sus paredes , ya que sigue igual desde hace 60 años.


4. No puedes irte sin poner un pie en el mercado de Atarazanas.  Al igual que en otras ciudades de españa, se han recuperado los mercados para poder disfrutar de los manjares locales.Déjate guiar por los olores, sabores y formas cuando cruces sus pasillos. Es toda una experiencia para los sentidos. Cata alguna aceituna aderezada al estilo andaluz. Y, sobre todo, aprovecha para tomar el vermut. Nuestra recomendación es acompañarlo con una tapa de pan con zurrapa. Es básicamente manteca de cerdo y sal espaciada. No os asustéis. Es una especie de paté muy rico y otra de las cosas que hacer en Málaga si eres fan de la gastronomía.

  1.  Y después del aperitivo, toca comer un campero. Se trata de un bocadillo a base de pollo, atún, bacón o huevo frito, muy famoso en Málaga. Un campero tiene que chorrear mayonesa por los cuatro costados. Los locales que sirven este plato estrella parecen multiplicarse como setas por la ciudad. La variedad de camperos es interminables, pero todos son riquísimos y no deberías perderte disfrutar manchándote las manos con uno de ellos.

6. La calle Larios es el equivalente a la Gran Vía madrileña o el Paseo de Gracia barcelonés. Si te pica el gusanillo de las compras, dirígete a esta calle que, además, es peatonal. La calle Larios y alrededores concentran riquísimas heladerías centenarias. En mitad de la céntrica calle, se encuentra una de estas heladerías de toda la vida, Casa Mira, otra de las paradas que hacer en Málaga. Fundado en los años 30, este local está abierto durante todo el año. Cuando el calor aprieta, opta por su helado de turrón con barquillo crujiente. En invierno, el famoso turrón artesanal hecho con almendras y miel te hará salivar.


7. Espetos en la playa.
Aunque todas las playas malagueñas tienen su aquel, quizá la del Pedregalejo sea la que reúne más encanto con sus casitas bajas de llamativos colores y los espeteros asando sardinas en la arena. Este era un barrio de pescadores y quizá sea este uno de los mejores reclamos para comer el tradicional pescaíto frito en esta playa. De hecho, el paseo marítimo del Pedregalejo es una sucesión de restaurantes y bares compitiendo para ofrecer el mejor espeto de la zona.

  1. Esto resulta muy curioso: Conoce la farola más grande del mundo, así  llaman al faro  con esa gracia que caracteriza a los malagueños.
    Está ubicada en el paseo que recibe su mismo nombre, en el barrio de La Malagueta, entre el puerto y el paseo marítimo Ciudad de Melilla.


9. Nos queda lo mejor, el castillo de Gibralfaro, que data del año 929 antes de cristo, es otro emblema de la ciudad y uno de los lugares imprescindibles que ver en Málaga. De hecho, la imagen del castillo ocupa un lugar de honor en la bandera malagueña. Como de honor es el lugar donde se halla. Desde aquí la ciudad se extiende majestuosa. Si te entra la sed y quieres seguir disfrutando de las vistas tomando algo, acércate a la terraza del Parador de Gibralfaro. Es un lugar muy especial para ir cuando cae el sol.

10. Si lo que buscas son vistas, corona el Coronado.  Llegar a la cima es relativamente fácil. Sigue el sendero que bordea la montaña. Tardarás un pelín más pero la ascensión es más llevadera. El paisaje de roca calcaría es bellísimo y una vez en la cumbre tendrás la bahía de Málaga bajo tus pies. Es impresionante y no es un monte muy concurrido, por lo que resulta perfecto en esta lista de lugares que ver en Málaga.

Espero que este artículo te ayude a disfrutar de nuestra maravillosa Málaga.